lunes, 23 de agosto de 2010

Todo, en aquellos años, era distinto; hasta el sabor del sueño. (Yo, quizá, nunca fui plenamente feliz, pero es sabido que la desventura requiere paraísos perdidos.) No hay hombre que no aspire a la plenitud, es decir a la suma de experiencias de que un hombre es capaz; no hay hombre que no tema ser defraudado de alguna parte de ese patrimonio infinito. Pero todo lo ha tenido mi generación, porque primero le fue deparada la gloria y después la derrota.

4 comentarios:

vainilla dijo...

Oola :D pues me puedes seguir en el blog que mas te guste si te gusto el de chica fosforecente me puedes seguir ahy.
BEZSOS

Francesca dijo...

toda la razon (:

Pauu dijo...

" Yo, quizá, nunca fui plenamente feliz, pero es sabido que la desventura requiere paraísos perdidos. " AME ESA PARTE , ME ENCANTA LO QUE ESCRIBIS! :)

Maca Vaulet dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.